Imperio Informativo
Image default
Opinion

LA DIPLOMACIA NO DEBE SER IMPEDIMENTO PARA MARCAR TEMAS ESENCIALES PARA MÉXICO

Por Víctor Hugo Barrera

Andrés Manuel López Obrador perdió la oportunidad de establecer claramente como quieren los mexicanos ser tratados en Estados Unidos y como debe ser la relación entre ambas naciones, tomando en cuenta la cercanía geográfica y aún más el establecimiento del tratado comercial T-MEC.

Durante su visita realizada al vecino país, López Obrador nunca expuso temas sensibles de los mexicanos y solo dio discursos más dedicados a la salmearía aun presidente norteamericano que desde su campaña y hasta un día antes de este encuentro ha ofendido a los mexicanos.

Es cierto que los discursos entre presidentes deben ser diplomáticos, pero esto no debe ser impedimento para establecer los temas que siguen y seguirán pendientes entre ambas naciones como lo es el trato que reciben los mexicanos, documentados y más aún los indocumentados no solo de las autoridades norteamericanas sino de la población en general, el respeto a sus derechos humanos que merecen no solo como mexicanos sino como seres humanos esto en el ámbito social.

Otros temas que tuvo que poner en la mesa fue el trasiego de armas y drogas entre ambas naciones, pero lo más importante, si somos y seguiremos siendo socios comerciales porque la obsesión del presidente Trump de seguir construyendo un muro entre ambas naciones

López Obrador olvido a aquellos mexicanos que hace algunos días había reconocido por enviar a sus familiares en nuestro país remesas para poder enfrentar la pandemia que se vive en el mundo, olvido a los millones de mexicanos que han salido del país en busca de trabajo para llevar a sus familias a mejores condiciones de vida, a aquellos mexicanos que influyeron de manera importante en sus familiares para votar por un candidato que prometía el cambio, pero sobre todo “poner en su lugar a Trump”, que significaba hablar de la vida de los mexicanos en Estados Unidos.

Es cierto que muchos mexicanos han manifestado que los discursos realizados por López Obrador se apegaron a la diplomacia política, pero quedaron muy lejos de que cumpliera su promesa de campaña y que muchos esperaban las cumpliera.
Perdió esa gran oportunidad de señalar temas de interés particular para México en una gira donde el más necesitado de congraciarse con los norteamericanos era el propio Trump y no López Obrador.

Sin duda es importante mantener una buena relación con la economía número uno del mundo y nuestro principal comprador también socio comercial, pero esto debe tener sus límites y no ir a rendir elogios con el objetivo de que estos luego sean cobrados en el momento adecuado.

López Obrador mostró una vez más su pequeña estatura política, que se agacha ante un homologo que ha ofendido, ofende y seguirá ofendiendo a los mexicanos y al país como nación.
Si los discursos los preparo el propio López Obrador o lo realizaron sus asesores, o Marcelo Ebrard o Jesús Cuevas, y no fueron revisados hasta el cansancio, nos muestra que el enemigo de AMLO es el mismo o su equipo, no son los periodistas que lo critican, ni los políticos conservadores o los empresarios fifís, sino su gente que lo exponen a nivel mundial como un empleado más del presidente Trump y quizá a él le quede bien el mote de pelele que aplico a sus antecesores

Notas Relacionadas

LA 4T Y EL FUTURO ENERGÉTICO DEL PAÍS

Redacción

COVID 19, FUTURO INCIERTO EN MÉXICO

Redacción

SE IMPONE LA PRUDENCIA ANTE CONTAGIO

Redacción