Imperio Informativo
Image default
Opinion

MERCADO LABORAL SIGUE ARRIBANDO CIFRAS NEGATIVAS EN CUANTO A DESEMPLEO Y OCUPACIÓN

Por Víctor Hugo Barrera

Recientemente el INEGI entrego datos sobre la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) y en tercer trimestre de este año el resultado fue altamente negativo.

De acuerdo a los datos la Población Económicamente Activa (PEA), que son específicamente las personas que trabajan o están buscando un trabajo, presento un índice de menos 3.5 millones, que significan que en comparación al año del 2019, esa cantidad de personas, no han sido ocupadas, no tiene un trabajo que les otorgue ingresos para la economía familiar.

Pero en lo particular, el número de personas que tiene un empleo o un vinculo laboral arrojo un resultado de menos 4.3 millones de personas que significa que el desempleo en el país, contrario a lo que se indique en las cifras del IMSS, ha ido en aumento y que la recuperación de los empleos que asegura el gobierno federal se ha obtenido, no son los reales

Porque el dato que se entrega en el rubro de personas desocupadas se incrementó en 793 mil personas, esto en el parido del primer al tercer trimestre, lo que implica que esta cantidad de gente está en la situación de no tener un trabajo, pero buscaban uno de manera activa.

Esto es el reflejo del impacto de la pandemia de Covid-19 ha dejado en el mercado laboral a seis meses de la llegada de la crisis sanitaria y por consecuencia económica.

Pero tenemos que observar que esta crisis económica no solamente se basa en la pérdida de empleos, sino también en la generación de estos, para que la gente que puede irse integrando al mercado laboral lo realice.

Es cierto que a partir del mes de marzo, cuando se determino, en la segunda parte el mes, llevar a cabo el cierre parcial de las actividades económicas, empezó a crecer el número de desempleados, porque no existió una medida fiscal y económica que protegiera a los trabajadores de un inminente despido al bajar la producción de las empresas, a esto sumamos la cantidad de jóvenes que egresan de las escuelas o se disponen a entrar al mercado laboral, el cual de acuerdo al propio INEGI, se ubico en 5.1 millones más, lo que significa que existió un incremento en la cantidad de gente con disponibilidad para trabajar, sin embargo sin conseguir un empleo.

En ese mismo sentido, los datos la tasa de participación laboral, que considera al porcentaje de personas de 15 años y más que participan en el mercado laboral, pasó de 60.4 por ciento en el tercer trimestre de 2019 a 55.5 por ciento en el mismo periodo de 2020 por lo registro una pérdida de empleos de 4.4 por ciento

Pero además de la pérdida de empleo registrada entre el primer y tercer trimestre del año, la proporción de personas ocupadas que trabajan menos horas de las que necesitan y pueden dedicar a las labores incrementó considerablemente: en el tercer trimestre del 2020 la tasa fue de 17 por ciento que representa casi el doble del registrado en el primer trimestre donde esta gente, subocupada tenia cifras del 8.5 por ciento

De tal manera que las cifras trimestrales de la ENOE siguen siendo verdaderamente de llamar la atención, sin embargo no ha existido por parte del gobierno federal alguna medida que impida que los incrementos en desempleo y desocupación sigan presentándose, bajo el pretexto de no apoyar a la Iniciativa Privada y de que las empresas que tendrán que desaparecer, así lo harán.

Los cambios en la composición del mercado laboral mexicano al cierre de septiembre 2020 dejan en evidencia la necesidad de crear nuevas oportunidades laborales para los trabajadores y trabajadoras mexicanas que han perdido total o parcialmente su fuente de ingresos y que no pueden hacer frente a sus obligaciones diarias, lo que tiene un impacto directo en su bienestar y en el de sus familias, además del desarrollo de la economía nacional.

Es necesario la creación de nuevas oportunidades, pero se requiere la promoción de inversiones y el cuidado de las inversiones ya existentes; por lo tanto, es preciso que en lo que resta del año y durante todo 2021 el gobierno y el sector privado trabajen en conjunto para proveer la inyección de capitales en el país.

La pregunta final es, ¿Será el gobierno federal capaz de entender esto?, o seguirá con la política de austeridad y ahorro para evitar endeudar al país.

Notas Relacionadas

CALLEJÓN INFORMATIVO

Redacción

LETRAS DE JUAN GABRIEL

Redacción

NO ME VOY A MOJAR, POR UNA FOTO! AMLO

Redacción