Imperio Informativo
Image default
Opinion

REGRESA EL FANTASMA DE LA INFLAMACIÓN POR EL INCREMENTO EN PRECIOS DE COMBUSTIBLES

Regresa

El fantasma del índice de la inflación con niveles altos, nuevamente se hace presente, derivado de la demanda existente por los combustibles en México y que determinan el proceso inicial y final de un producto.

Para generar productos se hace a través de la energía eléctrica que a su vez es generada por la quema de combustible, los cuales ante la demanda que se presenta en el país, empieza a incrementar el precio y esto es un factor fundamental para elevar los precios finales de los productos. Porque estos deberán ser transportados de un lugar a otro a través de diversos vehículos, los cuales usan necesariamente combustibles.

Esto es un fenómeno que pega directamente en la economía y bolsillo de los mexicanos, el incremento de precios de los energéticos, influye de manera directa en el incremento de precios de todos los productos.

Entonces el gobierno tiene dos alternativas, dejar que el precio de los productos sea propiciado por el mercado implementar una regulación de los mismos, pero a través de inyectar recursos, subsidios, para evitar que afecten directamente a la economía familiar el incremento de precios.

Esto empieza a suceder en el tema del Gas LP, y aun cuando existe un control semanal en el precio de este combustible este no ha dejado de incrementarse y ha llegado al precio que tenía hace un mes, cuando el gobierno federal tuvo la idea de crear la empresa Gas Bienestar.

Esto muestra entonces que el gobierno federal en ocasiones toma decisiones más por el sentido populista que efectivos, ahora el gobierno tendrá que seguir subsidiando el precio del Gas LP o deshacer la empresa, porque de lo contrario le acarreará problemas derivados de los empleos, salarios y contratos colectivos de trabajo.

Estos problemas solo se resuelve tomando recursos públicos para aplicarlos y evitar que esto se traduzca en huelgas, falta de distribución, como empieza a ocurrir, por supuesto nuevamente dejar el precio del combustible al mercado, dejando a las soluciones de gobierno en corta vida y de costos mayores.

Lo mismo sucederá con la energía eléctrica, que, ante el incremento del combustible, se tendrá que elevar el precio del producto final para evitar falta de abasto, lo que implica mayores subsidios, que saldrán del bolsillo de los mexicanos, pero disfrazados de apoyos a favor de la población.

La otra solución, y que empieza a realizar el gobierno es aplicar presión a quienes, si pagan la luz, a través del programa de actualización de medidores. Argumentando que existe una lectura de estos con menor cantidad y que posiblemente sea el motivo por el cual la empresa que dirige, Manuel Bartlett no alcanza a obtener recursos suficientes.

En algunas colonias de la Ciudad de México y de algunos municipios en los estados, se ha empezado a realizar este cambio de medidores, aplicando un castigo a quienes si pagan por el suministro de energía y premiando a quienes a través del comercio informal se cuelgan de los postes de luz para jalar este energético y utilizarlo todo el día sin pagar un solo centavo.

Esta forma que tiene el comercio informal, a la vista de todos significa una gran fuga de recursos para la CFE y el estado, por lo que primero dieran de evitar que se “cuelguen” de los postes de luz, provocando riegos para todos, en caso de una sobrecarga de los transformadores.

Recordemos que, si existe un incremento en el precio de los suministros fundamentales, por precios de los productos en cada paso de producción se incrementa y será el consumidor final quien tenga que pagar el mayor costo de ello.

Notas Relacionadas

PODRÍA CRECER LA ECONOMÍA MEXICANA, PERO…

Redacción

GUAYABAZO

Redacción

CALLEJÓN INFORMATIVO

Redacción